Canaragua apuesta por impulsar la Economía Azul
9 mayo, 2019
El Colectivo Ornitológico de G.C. consigue ser la foto de la semana de las AVES en Instagram
10 mayo, 2019

Apostar por los carriles bici en Europa salvaría vidas

Según un estudio realizado en Barcelona y publicado en Preventive Medicine, asegura que las ciudades europeas podrían evitar hasta 10.000 muertes prematuras ampliando las redes de carriles bici.

Hacer más carriles bici en las ciudades puede ahorrar 10.000 muertes prematuras en Europa

Para empezar, el razonamiento de este estudio es simple: la construcción de nuevas vías cicloturistas impulsaría el uso de la bicicleta, lo que reduciría el porcentaje de viajes diarios al volante. En conclusión, habría (mucha) menos contaminación y menos accidentes de tráfico, lo que reduciría sustancialmente el volumen de muertes prematuras al año.

La contaminación mata en España a 57 personas al día

El trabajo, que forma parte del Proyecto PASTA (Physical Activity through Sustainable Transport Approaches), financiado por la Unión Europea, analiza los datos de 167 ciudades europeas y sugiere que la longitud de la red de vías ciclistas está asociada al tipo de transporte elegido, lo que podría aumentar la selección de la bicicleta como medio de transporte hasta el 24,7% del total de los desplazamientos.

¿Qué pasaría si el 25% de los desplazamientos fuera en bici?

Así, con más carriles bici, una de cada cuatro personas escogería la bicicleta como medio para desplazarse diariamente. El análisis estima que si en todas las ciudades estudiadas la bicicleta llegara a ser seleccionada en ese 24,7% de los desplazamientos, se podrían evitar más de 10.000 muertes prematuras al año. Así, por ejemplo, Londres podría evitar hasta 1.210 muertes prematuras al año, seguida de Roma, con 433, y Barcelona, con 248.

“Este es el primer estudio que evalúa las asociaciones potenciales entre la longitud de la red de carriles bici, el tipo de transporte seleccionado y los impactos asociados en la salud en ciudades europeas”, afirma Natalie Mueller, investigadora de ISGlobal y primera autora de la publicación.

Solo por un aumento del 10% en la longitud de la red ciclista, una medida asequible para los ayuntamientos, se estiman beneficios para la salud y la economía

Cambiar a la bicicleta es bueno para la salud

La evaluación del impacto en la salud mostró que cambiar a la bicicleta como medio de transporte es beneficioso para la salud debido al aumento asociado de actividad física, “cuyos beneficios contrarrestan los efectos perjudiciales de la contaminación del aire y los accidentes de tráfico”, añade Mueller.

En las diferentes estimaciones que hicieron los investigadores, los mayores beneficios para la salud se basaron en el supuesto de que las ciudades disponían de carriles bici en todas las calles.

Más carriles bici, una prioridad en Europa

Los autores también llevaron a cabo un análisis económico para comparar el coste de la ampliación de las redes de vías ciclistas con los beneficios económicos estimados de la mortalidad prematura evitable. Los resultados muestran que la mejor relación coste-beneficio se conseguiría con un aumento del 10% en la red de vías ciclistas, en el que la ratio de beneficios por euro gastado sería de hasta 70 a 1 en el caso de Roma, 62 a 1 en Zúrich y 35 a 1 en Barcelona.

Una Europa donde el 25% de los trayectos se hiciera sobre las dos ruedas requeriría unos 315 kilómetros de vía ciclable por cada 100.000 habitantes. Si asumimos un coste medio de 2 millones de euros por cada kilómetro construido (para los carriles construidos, no para aquellos meramente pintados sobre la calzada), el precio a pagar es alto. Ahora bien, advierte el estudio, es un gasto que se revierte si descontamos el ahorro para la sanidad pública. Es una inversión a largo plazo.

“La red de carriles bici debería ser una prioridad en las agendas de los gobiernos municipales que tienen la responsabilidad local directa para proporcionar ‘opciones saludables’ a su ciudadanía”, reflexiona Mark Nieuwenhuijsen, coordinador de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal y último autor del estudio.

“Sacar a las personas de los coches produce grandes beneficios para la salud. Una combinación de medidas que hagan que el coche resulte poco atractivo y políticas centradas en convertir el transporte público y la bicicleta en medios más atractivos sería lo más adecuado para mejorar la salud y el bienestar en las ciudades europeas”, concluye Mueller.

Cifras de muertes por contaminación a nivel global

A nivel global, estudios como este publicado en The Lancet cifran en 9.000.000 el número de fallecimientos prematuros causados, en gran medida, por el tráfico (hasta el 50% de ellas).

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR