Arona genera ya más de cinco mil metros cúbicos de agua reutilizada para el baldeo de vías y el riego de zonas verdes, de la mano de Canaragua
12 febrero, 2020

Sentimientos Encontrados, por Rainero Brandon

Los meses posteriores a los Grandes Incendios Forestales (GIF) de este verano, en la cumbre de la Isla, han sido agotadores en todos los sentidos.

A nivel personal y psicológico, porque tiran por tierra un trabajo de décadas por recuperar un poco del bosque en esas zonas, que fue talado indiscriminadamente desde el S. XV hasta mediados del S. XX. Te cuestionas si el trabajo realizado y los trabajos previstos para los próximos años son los correctos o el Cambio Climático nos va a pasar por encima como un tsunami de fuego (como bien decía mi compañero Federico Grillo con respecto a la forma de actuar de los incendios forestales de Sexta Generación) y van a convertir a la isla en un desierto como Fuerteventura.

A nivel físico, por la cantidad de horas y fines de semana que supone analizar las zonas afectadas dentro de los Espacios Naturales Protegidos y planificar y ejecutar su recuperación ambiental y la implicación de la población, muy sensibilizada durante estos meses, para que en 50 años podamos tener un bosque mucho más desarrollado y seguro y compatibilizarlo con los usos tradicionales (agricultura y ganadería).

La UE aprueba otro proyecto Life

Y hablo de Sentimientos Encontrados, porque esta semana la UE nos ha aprobado otro proyecto Life (hemos realizado ya 6 en los últimos años), y tenemos otros dos en vías de aprobación. Estos proyectos, subvencionados en un porcentaje muy importante por fondos europeos, suponen el reconocimiento de la gran biodiversidad que tenemos en Gran Canaria, pero también que somos uno de los territorios más frágiles y que más se pueden ver afectados por el Cambio Climático que ya tenemos encima, por mucho que alguno todavía lo niegue pese a todas las evidencias (llámese Trump o su primo). Es como negar que amanece todos los días o que la tierra es redonda y no plana.

El Life Nieblas que nos han aprobado va a suponer un impulso importante (más de 2 millones de euros) para estudiar diferentes sistemas de captación de agua de niebla (“ordeñando” el mar de nubes), junto a varios sistemas innovadores de almacenamiento y descarga automatizada de agua, sin emitir ni un solo gramo de CO2. Además, haremos reforestaciones con diferentes especies para ver cuáles van a ser las más resistentes a las condiciones climáticas que vamos a tener en las próximas décadas.

Además, hace pocos meses también nos han aprobado un proyecto Interreg-Mac (TREEMAC), para crear una red euroafricana de Espacios Naturales para promover la mejora del conocimiento, valorización y gestión de la Biodiversidad y los Ecosistemas.

Sin embargo, todas las noticias que nos llegan a través de los medios o de los técnicos de otros países con los que tenemos contacto, desde Grecia, Italia, Portugal, Suecia, Austria, Sudamérica, África, Oceanía o Nueva Zelanda, no hacen sino darnos un baño de realidad de cómo está afectando la Emergencia Climática a nivel planetario.

Ya no se puede hablar de Cambio Climático, porque ya el Clima y el Planeta están cambiando a marchas forzadas. Se trata de un movimiento exponencial, que se retroalimenta, por lo que las consecuencias son imprevisibles.

Al tratarse de un sistema tan complejo es imposible predecir con fiabilidad qué va a pasar de aquí a 30 años, pero no va a ser nada bueno.

No va a suponer sólo un incremento constante de las temperaturas medias, lo que supondrá la pérdida de los casquetes polares y el aumento del nivel del mar (se prevén varios centímetros en pocos años, pero puede llegar a largo plazo a más de 80 metros cuando se derrita todo el hielo de la Antártida). Lo más grave, y que ya lo estamos sufriendo a escala planetaria, es que los fenómenos meteorológicos cada vez van a ser más potentes y recurrentes (olas de calor, periodos de calimas, sequías prolongadas, lluvias torrenciales, inundaciones, tormentas tropicales que se desvían hacia Europa y Canarias, Grandes Incendios Forestales como los de Australia, el Amazonas, Siberia, Portugal, África Occidental, etc.).

Canarias ya está en Emergencia Climática

En Canarias, ya lo estamos sufriendo. 15 años de sequía prolongada. Lluvias torrenciales cada vez más esporádicas, recurrencia de grandes incendios forestales, desertificación, extinción de especies, introducción de especies invasivas y potencialmente peligrosas (serpientes, mosquitos tigre, avispa africana, etc.)

Hablamos de Emergencia Climática, porque se nos agotó el tiempo de parar el Cambio Climático, y lo que estamos trabajando ahora es para mitigar y adaptarnos a dicho cambio, que ya es inevitable. Lo único que podemos hacer es trabajar para tener en el futuro un mundo peor que el que tenemos hoy en día, pero que al menos permita sobrevivir a la próxima generación, y esperar que el desarrollo tecnológico pueda paliar los enormes desafíos que vamos a tener en los próximos años para la supervivencia del Ser Humano como especie.

El Planeta va a sobrevivir, ya lo ha hecho en el pasado a cambios mucho más radicales (glaciaciones, choques de meteoritos, etc.)…Los que vamos proa al marisco somos nosotros como especie porque hemos hecho inhabitable nuestro propio Planeta. (Les recomiendo leer el libro “La teoría Gaia”, de James Lovelock, un científico inglés que trabajó para la NASA y que predijo lo que está sucediendo con el Planeta desde 1969 y lo trataron de loco).

Hay que seguir creyendo

Pero todavía hay motivos para la esperanza. Seguimos siendo muchos los que creemos que otro mundo es posible. Que los grandes poderes políticos y económicos pueden verse presionados a cambiar por la presión popular (el movimiento de Fridays for Future, de Greta Thumberg, agitó los pies de barro de este sistema y muchos medios periodísticos y figuras políticas como Trump o Macron la atacaron por decir una verdad incómoda).

Sabemos que los proyectos de mitigación y adaptación al Cambio Climático como el que nos han aprobado, son sólo una gota en un océano de problemas ambientales a nivel mundial. Pero creo que gota a gota puede crearse un tsunami de conciencia, que sacuda las estructuras económicas actuales y las impulse a cambiar un modelo ya agotado y perjudicial para la Vida en este Planeta. No tenemos otro y debemos cuidarlo.

No tenemos más opciones.

Rainero Brandon es Técnico de Medio Ambiente y trabaja para el Cabildo de Gran Canaria. Con esta colaboración, Rainero abre los artículos de opinión de nuestro blog.

Si tú también quieres participar en esta sección, escríbenos a prensa@fluyecanarias.com, poniendo en el asunto «Fluye+ el tema sobre el que nos quieras hablar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR